UN BLOG SIN REGLAS

Desayunos salados sí… pero proteicos, también

5 min

La misma palabra lo dice… Des-ayuno, es decir,
la primera comida que haces después del ayuno “nocturno”.

Y es que parece que todavía no nos ha quedado claro que la primera comida del día, es la más importante y la que más tenemos que cuidar (sí, el resto también, pero esta mucho más). ¡Si hasta tenemos un refrán!: “Desayuna como reina, come como una princesa y cena como una mendiga”.

Pero claro, en este refrán no contaban con las prisas, el estrés, el “Ay, que no tengo nada en la nevera” y una serie de argumentos más que usamos en nuestro día a día para hacer un poco de bullying a nuestro momento del desayuno: “Un par de galletas healthies, un cafelito y listo” o “Tostadita con aceite y zumo de naranja, que es muy mediterráneo”.

Pues, querida GenM, si ya es malo hacerlo de por sí, durante la menopausia, mucho peor. “¿¡Pero por qué!? ¿¡Qué he hecho para merecer esto!?”, te preguntarás. Mientras logramos descifrar esa incógnita, vamos a seguir contándote esto de los desayunos que, estamos seguras, vas a querer coger apuntes.

Los picos de glucosa

Lo primero, que tenemos que grabar a fuego en nuestra cabeza es que el desayuno SIEMPRE, SIEMPRE tiene que ser completo. Y esto, ¿qué significa? Pues que tenemos que incluir los siguientes ingredientes:

  • Proteína de alta calidad
  • Fibra
  • Grasa saludable
  • Carbohidratos complejos

Lo segundo, que aquí tienes que considerar en la ecuación a nuestra querida amiga, la menopausia.

Pero, ¿por qué es más importante controlar el desayuno durante la menopausia?

A ver… no queremos tener afán de protagonismo, ni mucho menos. Lo que pasa es que, como en esta etapa de la vida tenemos unos “cuantos” cambios en nuestro cuerpo, tenemos que sacar partido a estos consejos que, aunque perecen poco importantes, nos ayudan a mitigar algunos de los tantísimos síntomas que sufrimos cada día (y lo decimos con abanico en mano).

Uno de ellos es el cuidado que tenemos que tener con los picos de glucosa y, el otro, la necesidad de tomar proteínas de alta calidad desde el primer momento del día.

Respecto al primero, lo ideal es hacer desayunos salados para evitar meternos un primer chute de glucosa en sangre. Pero, ojo, ¡esto no significa que ya no puedas desayunar dulces! Solo los tienes que restringir un poco y, cuando quieras darte el capricho, poner en práctica algunos trucos, como elegir alimentos con bajo índice glucémico o empezar comiendo vegetales (una ensaladita, por ejemplo) para encontrar el balance.

¿Qué pasa con estas proteínas? ¿Por qué son tan esenciales?

Muy fácil… Uno, gracias a las proteínas que ingerimos en el desayuno,  mantenemos los niveles de glucosa en sangre más estables, por lo que evitaremos esos picos de los que tanto hemos hablado y, por tanto, estarás muchísimo más saciada y tendrás menos necesidad de picar entre horas.

Dos, las proteínas nos permiten reducir la sensación de cansancio físico y mental y nos ayudan a prevenir la osteoporosis y la pérdida de masa muscular.

Y entonces, ¿qué tengo que desayunar?

¡He aquí el quid de la cuestión! La teoría está muy bien, pero entendemos
que lo que quieres son algunos ejemplos a modo de guía 😊

Por ello, solo tienes que mirar en nuestro perfil para ver las 3 ideas de desayunos salados repletitos de proteína que te hemos preparado.

Y recuerda, si tienes alguna receta que quieras compartir con nosotras…
¡Estaremos encantadas de publicarla con tu nombre!


Desayunos sanos y proteicos | Dieta en la menopausia | Womanhood

2 comentarios

  • Susi Pascyal el

    Desayuno a las 6 de la mañana ,voy al gym y almuerzo ( comida) a las 15:30 y no aguanto tanto tiempo sin comer y la fruta,q la como y no poca no me sacia lo suficiente

  • Cristina el

    Hola! Qué ideas tan ricas!! Mi problema es que desayuno a las 6 de la mañana y a las 11 ya tengo un hambre que devoro lo que sea!! Qué puedo hacer?? Frutos secos? Fruta? Tortitas de maíz?? Qué me aconsejáis?? Gracias:))) me encanta todo lo que publicas🥰

Cuéntanos tú qué opinas


A por más