SIN REGLAS - THE MAGAZINE

De la mesa al paseo

4 min

La magia de moverse después de comer

Vivimos en un mundo acelerado que a menudo hace que las prácticas más sencillas pasen
desapercibidas. Sin embargo, es precisamente en la simplicidad donde a veces encontramos los remedios más efectivos. Una de estas prácticas es el hábito de caminar después de comer, una actividad que, además de ser accesible y fácil de incorporar en nuestra rutina diaria, tiene beneficios significativos para
nuestra salud, especialmente en lo que respecta al índice glucémico.

AZÚCAR BAJO CONTROL

El secreto del índice glucémico

Hablemos de algo que parece un trabalenguas pero es súper importante para mantenernos en forma y sanos: el índice glucémico, o IG para abreviar. Imagínatelo como un ranking de comidas, pero en vez de decirte cuál es más rica, te dice cómo afectan el azúcar en tu sangre. Si comes algo con un IG alto, tu azúcar se dispara rapidísimo, como un cohete. Pero si optas por alimentos con IG bajo, el aumento es más suave, como una colina. ¿Por qué nos debería importar? Pues porque tener el azúcar a lo loco no es nada bueno para el cuerpo; puede acabarnos pasando factura con temas como la diabetes o problemas del corazón. Así que, ya sabes, ¡a echarle ojo al IG para estar más sanos!
¡Dale caña al azúcar con una caminata!

Sí, has leído bien. Ese pequeño paseo que te vas a dar después de comer no es solo bueno para
bajar la comida. Resulta que es un arma muy efectiva para controlar el índice glucémico. ¿Cómo algo tan simple puede ser tan efectivo? Vamos por partes:

  • Magia Insulínica: Imagina que caminar le da un empujoncito a tu insulina, haciéndola más eficiente. Al dar un paseo después de comer, le bajas el volumen al pico de glucosa. Es como si la comida se quemara al ritmo de tus pasos, aprovechándose mejor para darte energía en vez de quedarse rondando por ahí.
  • Digestión on fire: Caminar ayuda a procesar mejor lo que comes. Esto no solo te hace sentir más ligero sino que también controla cómo y cuándo la glucosa decide hacer su entrada triunfal en tu sangre.
  • Adiós estrés: Caminar es el antiestrés por naturaleza. Y es que el estrés y el azúcar en sangre son como esa pareja que no debería estar junta; uno hace que el otro se suba por las paredes. Así que, al caminar y relajarte, les das un respiro a ambos.

Conviértelo en una rutina y verás los resultados

Incluir caminatas después de comer es una rutina fácil de seguir. Con tan solo 10 ó 15 minutos, ya estás haciendo magia.

Así que, ya ves, el paseo post-comida es una de esas rutinas sencillas pero potentes para mantener tu salud en el top. Es fácil, es gratis y, encima, te da un break de tu día. ¡No hay excusas para no moverse!

DE LA MESA AL PASEO: LA MAGIA DE MOVERSE DESPUÉS DE COMER

1 comentario

  • Agata el

    Me parece una rutina muy sana en todos los sentidos: físico, mental y espiritual. Y además, accesible a casi todas las personas, sea cual sea su estado físico

Cuéntanos tú qué opinas


A por más